19 de febrero de 2017

Blue Note #57 - Donald Byrd

Donald Byrd
Black Byrd

Entonces, los aficionados al jazz comenzaron a cebarse conmigo. Se dieron un festín de diez años. “Es un vendido”. Todo lo que era malo se le atribuía a Donald Byrd. Al principio me enfrenté, pero luego se convirtió en algo común. Más tarde le dieron un nombre. Comenzaron a llamarle jazz fusión y jazz rock.
**Donald Byrd, 1982**

¿Un álbum de jazz en las listas? ¿Qué sería lo siguiente? Aunque este disco fue un auténtico superventas para Blue Note, ya que alcanzó en n.° 88 de las listas de Billboard, el furor que acompañó a su lanzamiento (muchos acusaron a Byrd de ser un vendido) duró años. Esta maravilla de disco funky clama para que lo escuchen: aquellos que aún no lo hayan hecho, deben hacerlo en cuanto puedan. Pensemos en la banda sonora de Isaac Hayes para Shaft, añadamos matices más intensos de jazz y obtendremos Black Byrd. Y, para más burla de los ya agraviados, incluso cuenta con sintetizadores. Blue Note había entrado en un nuevo y atrevido mundo.

Black Byrd es tan revolucionario como las grabaciones de The Jazz Messengers de mediados de la década de 1950 o de Herbie Hancock a comienzos de la de 1960, lo que plantea un problema para algunos aficionados al jazz que consideran que su música no debe cambiar: un modo de pensar que no es exclusivo de ellos. Byrd casi parece adoptar un papel secundario con relación al sonido global del disco, aunque cuando se pone en primer plano ejecuta unos solos tan hermosos como los que uno esperaría de un trompetista con el talento y la experiencia de llevar grabando desde mediados de la década de 1950. Joe Sample, de The Jazz Crusaders, es un músico esencial para el tono del disco, del mismo modo que lo es la flauta de Roger Glenn, la cual hace patente la época en la que se grabó el disco. La inclusión de voces en el jazz fue otro punto negativo para algunos puristas, aunque estas resultan perfectas, sobre todo en la pieza que da título al disco, en especial cuando se suman al funk y al blues de la guitarra de David T. Walker, quien acababa de salir de la grabación de Let’s Get It On con Marvin Gaye.

1 - Flight Time
2 - Black Byrd
3 - Love's So Far Away
4 - Mr. Thomas
5 - Sky High
6 - Slop Jar Blues
7 - Where Are We Going?

Donald Byrd (trompeta, fliscorno, trompeta eléctrica, voz principal) ; Fonce Mizell (trompeta, voces); Allen Curtis Barnes (flauta, oboe, saxos); Roger Glenn (saxos, flautas); Kevin Toney (piano); Freddie Perren (piano, sintetizador, voces); Joe Sample (piano, piano eléctrico); Dean Parks, David T. Walker, Barney Perry (guitarras); Chuck Rainey, Wilton Felder, Joe Hill (bajos); Harvey Mason, Sr., Keith Killgo (baterías); Bobbye Hall Porter, Perk Jacobs, Stephanie Spruill (percusiones); King Errisson (conga, bongó, pandereta); Larry Mizell (voces, arreglos)

The Sound Factory, Los Ángeles, California, 3 y 4 de Abril; 24 de Noviembre de 1972

9 comentarios:

  1. http://www56.zippyshare.com/v/x50atAOU/file.html
    http://www56.zippyshare.com/v/AEBw6Vld/file.html

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches.
    Leo habitualmente su blog aunque no suelo descargar los discos, generalmente porque los tengo. Me gustan sus comentarios a las grabaciones. Con esta en concreto me ha roto un prejuicio.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar